Ver perfil

Una Vida Ideal #18 - Las tres divisas que rigen el mundo

Una Vida Ideal #18 - Las tres divisas que rigen el mundo
Por Newsletter Una Vida Ideal • Publicación #1 • Visualizar online
En esta newsletter vas a encontrar las tres divisas que rigen el mundo (y que debes saber manejar), la actualización de mi cartera a enero de 2022 y el balance de 2021.

¡Muy buenas a todos desde Austria!
Me hace muy feliz anunciar que a partir de ahora vamos a contar con patrocinadores en las newsletter gratuitas para ayudar a mantener el proyecto de Una Vida Ideal.
Tendrán su logo y un pequeño mensaje al principio de cada newsletter. Esto me permitirá crear más y mejor contenido para ti, así que todos ganamos :)
Patrocinador de esta newsletter: Nudista Investor
Patrocinador de esta newsletter: Nudista Investor
Controlar tus finanzas no se resume en apuntar los gastos, llegar desahogado a final de mes e invertir un poco, lo que sobre. Eso está bien, no pasa en todas las casas, pero hay más.
Controlar tus finanzas significa entender cómo funcionan las reglas del dinero y jugar la partida con mentalidad ganadora. 
No hay trucos ni recetas mágicas, pero si quieres saber por dónde empezar, lo mismo apuntarte a mi newsletter podría ser una buena idea.
Las tres divisas que rigen el mundo
Y no te hablo de euros, dólares y bitcoin.
Durante nuestra vida adquirimos, gastamos e intercambiamos básicamente tres divisas: dinero, tiempo y conocimiento. Cada una de ellas tiene unas características únicas y son intercambiables entre sí:
Dinero
La divisa más conocida de todas, el 95% de la gente no ve más allá de esta divisa y cree que es la única que existe.
Nos dicen que tenemos que trabajar 40 horas a la semana y que el mejor empleo es simplemente el empleo con el salario más elevado. Pero hay otros caminos.
Tiempo
El paso natural que damos es empezar a poner en valor nuestro tiempo, la segunda divisa. Desgraciadamente muchos lo hacen demasiado tarde.
La mayoría se dan cuenta aquí del tiempo real que les hace perder su trabajo (¿cuanto ahorrarías en transporte si trabajases siempre desde casa? ¿cuántas horas dedicas a ir a trabajar?) y de los grandes costes de oportunidad que tiene (¿qué estás dejando de hacer por ir a trabajar? ¿qué te estás perdiendo? ¿a qué estás renunciando?).
En este paso se entiende que si quieres llegar a cifras de dinero realmente interesantes, tienes que descorrelar tiempo y dinero.
Conocimiento
La tercera divisa es tu conocimiento y habilidades (tanto técnicas como soft). Todos sabemos que si tienes un mejor título por lo general te van a pagar más, pero es muchísimo más complejo que eso.
Creemos en un mundo lineal y justo, donde si dedico muchas horas a adquirir un conocimiento o habilidad, se me valorará ($€) mucho porque me ha costado mucho esfuerzo. Y viceversa.
Pero en la vida real esto no es así, es el mercado es quien manda. Y adaptase a esta realidad demuestra inteligencia.
¿Injusticia o realidad que nos negamos a ver?
Pocos son los que van un poco más allá y entienden la verdadera relación entre dinero, tiempo y conocimientos en el mundo real.
Un título universitario en el que has invertido 4 años de tu vida y más de 20.000€ (entre alojamiento, material y matrículas, aparte del coste de oportunidad) puede ser completamente inútil.
Aprender programación en Python por tu cuenta de manera gratuita durante tan sólo 6 meses puede darte acceso a salarios absurdamente altos.
En estos dos ejemplos, la relación entre tiempo y dinero dedicados es inversamente proporcional al resultado (salario final).
Un libro te puede aportar más conocimiento que cursos de cientos de euros.
Y siempre ha estado ahí.
Y siempre ha sido barato.
Y te ves de adulto preguntándote por qué cojones no te enseñaron estas cosas cuando eras pequeño pero tuviste que aprenderte de memoria la tabla periódica o las obras de Pío Baroja, las cuales se te han olvidado todas.
Puedes ser jodidamente bueno en tu trabajo, pero como tus habilidades de comunicación sean malas nadie se va a dar cuenta. Forma parte de las habilidades blandas o soft skills a las que hacía mención antes.
Ascenderán al compañero que es bastante peor que tú en lo técnico pero mejor comunicando.
Y no te puedes quejar, porque es tu culpa no entender que el jefe (o tu cliente final) recibe la información que tú proporcionas, no lo que tú haces.
Tú sabes lo que has hecho en todo momento, pero eso no lo saben los demás si no lo comunicas adecuadamente y presentas bien tu trabajo.
He estado en reuniones donde gráficas vistosas y bonitas (hechas en un par de horas de trabajo) se llevaban toda la atención y aplausos, mientras aburridos informes donde se solventaban errores (con infinitas horas de desesperante trabajo detrás) se llevaban caras largas y un “genial, ¿y qué más?”.
Puedes ser el mejor en tu trabajo, que si nadie lo sabe (no lo sabes comunicar) nunca vas a estar donde mereces.
Así es la vida. ¿Injusto? ¿Suena crudo? Quizás, pero es que es así.
Cómo cambian tus divisas a lo largo del tiempo
A lo largo del tiempo nuestras divisas cambian. Distingo principalmente dos etapas: una inicial y otra más madura. Este es el camino que se me antoja como natural:
En la etapa inicial estaremos hambrientos de conocimiento. Nos damos cuenta de que lo que aprendimos en nuestra formación es diferente de lo que se pide en el mundo laboral real.
También estamos ansiosos por empezar a ganar dinero, aunque asumimos que no podemos llegar a grandes cifras aún por no poder ofrecer un gran conocimiento.
Nos queda, pues, intercambiar nuestra única divisa, el tiempo, por dinero y conocimientos.
Un trabajo te tiene que aportar o dinero o conocimientos/habilidades, o un sano equilibrio entre ambas. Si tu trabajo no te aporta nada de eso, intenta buscar otra cosa.
En la etapa más madura, ya disponemos de más conocimiento y dinero, y buscamos principalmente tiempo.
La mayoría accede a empleos con más dinero por el mismo tiempo, aunque bien se le podría dar la vuelta a la ecuación y acceder a empleos con el mismo salario pero que requieran menos tiempo.
Lamentablemente debido a la rigidez laboral y las convenciones sociales se suele adoptar siempre la primera opción.
Además, grandes negocios florecen en esta etapa: se tiene el conocimiento necesario para saber qué demanda el mercado y el dinero necesario para invertir en ellos y sacarlos a flote.
Simplificándolo al máximo, intercambiamos dos divisas para obtener la otra:
  • Puedes adquirir conocimiento si dispones del tiempo necesario para formarte y el dinero para pagar la formación. 
  • Puedes adquirir dinero si dispones del tiempo necesario para trabajar y los conocimientos para aportar algo que el mercado demande.
  • Puedes adquirir tiempo si dispones del dinero necesario para vivir sin trabajar y los conocimientos de cómo hacerlo (inversión).
Mi cartera
Mes con bajadas en mis fondos indexados de Mercados Emergentes, Pacífico, Japón y Bitcoin. Ligeras subidas en Europa, Estados Unidos y Small Caps.
Especialmente dura la bajada de Bitcoin con su habitual volatilidad, el tiempo dirá si Bitcoin es lo que promete o no.
¿Y si Bitcoin baja más? ¿Y si la bolsa cae un 40%?
Seguiremos confiando en el plan (como Fernando Alonso).
Si tienes una cartera parecida a la mía, con mucha renta variable (y quizás Bitcoin), estás expuesto a una alta volatilidad. Tenemos el mismo objetivo: conseguir una alta rentabilidad a largo plazo, y no me cabe duda de que lo lograremos. 
Pero el precio a pagar es esta volatilidad, meses donde tu cartera puede perder el valor equivalente a lo que ahorras en 10 meses. Algo psicológicamente duro si no estás bien mentalizado.
Stay the course, como decía John Bogle.
Y si te angustia demasiado, debes replantearte tu cartera de nuevo. ¿Tener algo más de líquido? ¿Meter renta fija? ¿Oro?
Esos activos descorrelados de la renta variable te van a reducir esa volatilidad que te cuesta soportar.
Ante todo, tienes que estar cómodo con tu inversión. Prioridad número 1.
Controlar tus emociones invirtiendo es igual de importante que tener los conocimientos técnicos para hacerlo.
Balance 2021
En los primeros días del año hago el balance económico de todo el mes anterior, y me he quedado muy contento con mis números de 2021.
Si tienes curiosidad por los gastos, los tienes todo en este hilo:
Jesús - Una Vida Ideal
Hice el balance de 2021 hace unos días ¡Y vaya números! Estoy muy contento con el resultado.
🥳🥳🥳

Para celebrarlo me voy a desnudar en este hilo: mis gastos detallados, ingresos e inversión.

Vamos con el balance de 2021:
Al tener un perfil inversor joven, sin cargas familiares y con un buen perfil laboral en 2021 decidí invertir mi fondo de emergencia, que era de unos 6.500€.
Eso, sumado a todo lo ahorrado durante el año hace que haya invertido en 2021 un total de…
23.717€
El mercado podrá bajar en unos años, pero sé que a largo plazo la tendencia es positiva.
Ahorrar e invertir construye tu patrimonio.
Construir un patrimonio es divorciarse de los políticos.
Y te aseguro que no quieres depender de ellos.
Hasta aquí la newsletter, la primera vez en la nueva plataforma (Revue). Que tengas un gran día.
Un abrazo, cuídate,
Jesús.
¿Te ha gustado?
Newsletter Una Vida Ideal

Aquí hablamos de inversión, finanzas personales, mentalidad y psicología de la vida diaria: la educación financiera llevada a otro nivel.

Si quieres aprender a manejar tu dinero de la mejor manera posible y dar pasos hacia tu vida ideal, te interesa suscribirte.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Newsletter Una Vida Ideal.