Una Vida Ideal #42 - Por qué no tienes los resultados que quieres

#25・
31

Publicaciones

Suscríbete a nuestro boletín

By subscribing, you agree with Revue’s términos y condiciones de uso and política de privacidad and understand that Newsletter Una Vida Ideal will receive your email address.

Una Vida Ideal #42 - Por qué no tienes los resultados que quieres
Por Newsletter Una Vida Ideal • Publicación #25 • Visualizar online
A nuestro cerebro le gusta la linealidad; La meseta del potencial latente; El fruto del sacrificio financiero

El mayor saboteador de tus progresos es tu falta de entendimiento sobre cómo van a avanzar tus resultados a lo largo del tiempo.
No entender la llamada “meseta del potencial latente” va a frustrarte e impedirte avanzar en muchas áreas de la vida cuando atravieses periodos de poco progreso percibido.
En esta newsletter vamos a ver de qué se trata para que no seas uno más de los que mueren en el llamado valle de la decepción:
Patrocinador de esta newsletter: Ayuda Efectiva
¿Donas a ONGs? ¿Te gustaría donar sabiendo que tu ayuda no solo va a llegar, sino que va a conseguir el máximo impacto posible?
 Esto es precisamente lo que hace la fundación Ayuda Efectiva: seleccionan y financian los proyectos humanitarios que, con unos mismos recursos, salvan más vidas o ayudan más a más personas.
Solo financian programas con datos de efectividad fiables y con una excelente relación coste-efectividad (verificada independientemente). En su página de donación puedes calcular qué impacto tendría tu ayuda. Además, cada trimestre recibirás un informe con tu impacto acumulado. ¡Dona con la cabeza además del corazón!
Si quieres patrocinar una edición de newsletter y llegar a miles de personas interesadas en las finanzas personales, inversión y mentalidad como tú, escríbeme aquí.
A nuestro cerebro le gusta la linealidad
A nuestro cerebro le atraen las cosas sencillas y es por ello que estamos cargados con sesgos y modelos simplificados para entender mejor la realidad.
Uno de los aspectos donde caemos en la sobre simplificación es a la hora de evaluar el progreso, el cual solemos modelar con la ecuación más simple, la ecuación lineal.
Y esto es algo que aplicamos a prácticamente cualquier ámbito: finanzas personales, aprendizaje de nuevas habilidades, ejercicio físico, etc.
Tenemos dos variables a relacionar:
  • Resultados (patrimonio, habilidad al programar, kilos levantados en press banca, etc)
  • Tiempo
Pero Jesús, ¿me vas a hablar ahora de matemáticas?
- Sí, pero son mates fáciles y sólo en esta sección, que es de obligada introducción. Luego todo se vuelve mucho más práctico y aplicable a tus objetivos, así que… ¡Aguanta hasta el final!
La relación lineal que nuestro cerebro tiende a hacer es la siguiente:
Progreso lineal
Progreso lineal
Dejando a un lado mi nulo arte con el paint, este modelo de progreso lineal asume varias premisas:
  • La velocidad al progresar es siempre la misma. No hay picos ni valles en nuestros resultados.
  • Para un periodo de tiempo determinado (por ejemplo, una semana), la mejoría en los resultados es la misma, sin importar cuánto tiempo llevemos dedicado en total.
Pero este modelo que tanto tu cerebro como el mío utilizan sin darnos cuenta es demasiado simplista.
Vamos a ver otro modelo (también simple) pero que esconde una idea muy potente y que conocerla es clave para alcanzar el éxito en cualquier ámbito:
La meseta del potencial latente
Meseta del potencial latente
Meseta del potencial latente
Esta es la meseta del potencial latente, una traducción de su nombre en inglés, the plateau of latent potential.
En la imagen sigue estando el progreso lineal en verde, que es lo que pensamos que pasa con nuestro progreso.
Pero a menudo la realidad se parece a la línea naranja: al principio los resultados son inapreciables, pero pasado un tiempo se disparan.
A la diferencia entre los resultados esperados y los resultados obtenidos al comienzo se le puede llamar valle de la decepción.
Más que valle, yo le llamaría cementerio.
Durante este tiempo inicial mueren muchos proyectos:
  • Los que empezaron a ahorrar e invertir pero lo dejaron al no ver grandes resultados en los primeros meses.
  • Los que empezaron a programar pero abandonaron a las pocas semanas al enfrentarse a códigos de 100 líneas.
  • Los que se apuntaron al gimnasio pero como a los 3 meses seguían sin tener el six-pack no fueron más.
Recuerdo cuando en twitter tenía 400 seguidores, cuando en el blog no pasaba de 10 visitas diarias y en la newsletter me leían 50 personas.
Pasaron muchos meses así, pero luego los resultados se multiplicaron, incluso doblando las estadísticas cada pocos meses.
Las etapas iniciales son las más difíciles, donde se queda más gente por el camino.
La constancia es la característica imprescindible para obtener resultados.
He visto a gente sin mucho talento triunfar por suerte y por dinero… pero también a otros tantos triunfar por pura constancia.
Tal vez no eran los más habilidosos, pero sí los más trabajadores y constantes. Aún recuerdo una frase de un conocido jugador de eSports: “Donde no llega tu talento, llega tu constancia”.
Y vaya que si le premió la constancia, pues acabó siendo uno de los mejores del mundo en su posición.
El fruto del sacrificio financiero
No es realista esperar que tu patrimonio crezca de forma lineal. El mío es una montaña rusa en 2022 con variaciones de patrimonio del 10% en cuestión de meses. El tuyo tampoco será muy diferente.
La semana pasada te decía que la incertidumbre es el precio de la libertad, hoy te digo que la volatilidad es el precio que pagamos por la rentabilidad de nuestras inversiones.
Si empezaste a invertir y/o a controlar tus finanzas hace relativamente poco, probablemente estés atravesando el valle de la decepción.
  • Ya no tienes el chute de dopamina que te daba (durante unos pocos minutos, eso sí) derrochar tu dinero en caprichos.
  • Encima lo ahorrado pierde valor por la tremenda inflación que han generado los estados.
  • Y no me hagas hablar de la bolsa, que el SP500 lleva casi un -25% en lo que llevamos de año.
¿Cómo no decepcionarse?
Tu cerebro esperaba un progreso lineal como el que hablábamos en la primera sección. Todo mucho más sencillo de lo que está siendo.
La realidad es mucho más compleja.
El modelo de la meseta del potencial latente, aunque simplista, nos enseña que es normal atravesar estos periodos de incertidumbre y decepción, como quizás estás atravesando ahora mismo con tu inversión o en cualquier otro proyecto que estés emprendiendo.
Recuerda que los resultados no son inmediatos ni lineales. Ni al construir un patrimonio, ni al construir un negocio online ni al construir el cuerpo que quieres tener.
Si entiendes esto, evitarás al mayor saboteador de tus progresos.
Un abrazo,
Jesús de Una Vida Ideal.
¿Te ha gustado?
Newsletter Una Vida Ideal

Aquí hablamos de inversión, finanzas personales, mentalidad y psicología de la vida diaria: la educación financiera llevada a otro nivel.

Si quieres aprender a manejar tu dinero de la mejor manera posible y dar pasos hacia tu vida ideal, te interesa suscribirte.

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Newsletter Una Vida Ideal.